Marido obsesionado con el trabajo ?‍♂️

Obsesionado con el trabajo

Mi marido está obsesionado con el trabajo y no tiene tiempo para su familia y no se qué hacer.                                                 

Todos deseamos una pareja que sea responsable y trabajadora, el problema viene cuando nuestra pareja da más prioridad a su vida laboral, dejando de lado su vida personal.

Es importante mantener un equilibrio entre ambos.             

Tenemos que hablar este tema con nuestra pareja, para evitar conflictos mayores. Una pareja necesita atención, cuidado, cariño…

Si volcamos toda nuestra vida en el tema laboral, estaremos abandonando en cierto modo a nuestra familia, que también nos necesita.

En esta situación, la pareja y los hijos se sienten desplazados. La persona que está obsesionada con el trabajo pondrá excusas para justificarse, aludiendo que lo hace por el bienestar de la familia.

Tiene que entender que la familia también le necesita. Si no se trata de una situación temporal hay que tomar medidas al respecto.

¿Cómo puedo conseguir que nos preste más atención? ?             

Conseguir más atención

Recordarle los buenos momentos vividos en pareja, como pueden ser viajes, paseos, comidas con amigos o familiares…

Todos los momentos que habéis podido disfrutar siendo una familia.

Cuando esté trabajando enviarle mensajes o fotos expresándoles cuanto nos gustaría que estuviera con nosotros acompañándonos.

Motivarle a tener salidas fuera del trabajo con los amigos y familiares.

Una cena, un cumpleaños, una reunión con amigos..Cualquier excusa es buena para que se dé cuenta de que mantener relaciones sociales es importante para nuestra vida.

Proponerle actividades para realizar en familia; salidas al parque, rutas de senderismo, ir al cine…

Esta situación no cambiará en dos días, pues todo lleva un tiempo de adaptación. Dale tiempo para que pueda valorar el tiempo libre y quiera disfrutarlo con la familia. Recordemos que hay que trabajar para vivir, no vivir para trabajar.

 La clave es mantener un equilibrio entre ambos, sabiéndole dar su tiempo a la familia y al trabajo. Si la situación se mantiene en el tiempo, quizás es que esté buscando un escape porque no quiera estar en casa. Si es este el motivo por el que esta tan centrado en el trabajo, la solución es otra.

Mi marido se ha cansado del matrimonio y quiere divorciarse

Mi marido se ha cansado de mí, ¿Cómo puedo recuperarle?

Cuando se ha cansado de mi y me pide el divorcio
Recuperar a mi marido

Antes que nada debemos de pensar si realmente vale la pena reconquistarle.

Si tienes claro que si, vamos allá. Con el tiempo, todas las relaciones se desgastan y sufren algún bache emocional.

Si han caído en la rutina, viven constantemente luchando, no tienen vida social o amigos en común, no tienen relaciones, viven como si fueran hermanos, es hora de comenzar los cambios.

Cuando se llega a ese punto en el que alguno de los dos quiere poner punto y final a la relación, debemos hablar las cosas tranquilamente y ver si se puede solucionar o no.

Lo principal en este tema es dejar claro si os queréis y queréis estar juntos, o si los conflictos son irreconciliables. Pues a veces las diferencias son irreconciliables.

Sabemos que estos problemas suelen suceder con bastante frecuencia en muchas parejas, y que a veces con una terapia de pareja se pueden solucionar, siempre y cuando todavía quede amor.

¿Cómo puedo reconquistarle?                

Recuperar a mi marido para evitar el divorcio
Reconquistar matrimonio

Para poder reconquistarle primeramente debe de querer continuar con la relación, sino va a ser difícil que pueda hacer una reconciliación.

Si algo está fallando, hay que afrontar la situación e intentar recuperar la química y la pasión. Es una tarea de ambos, ya que los dos tenéis que poner de vuestra parte.

Tenemos que tener una actitud positiva y darle una oportunidad al amor, no todo está perdido. Algunas de las claves para poder reconquistarle pueden ser:

Demostrarle amor y cariño:

Tener detalles cariñosos, proponerle escapadas románticas, besos y caricias, mensajes bonitos por WhatsApp. En fin, cualquier cosa que le demuestre que le queremos y que le prestamos atención.

Carta de amor:

Escribirle una carta de amor, es un bonito detalle muy sencillo y económico. Además de ser muy personal, ya que ahí puedes expresarle lo mucho que le echas de menos y le quieres.

Proyectos conjuntos:

Planes juntos a solas donde puedan compartir tiempo juntos, ir al cine, una cena romántica, pueden ayudar a recuperar la chispa.

No parecer pesada y agobiar:

No agobiarle para que también pueda echarnos de menos, tener nuestro propio tiempo servirá para que nos extrañe, ya que si estamos siempre juntos caemos de nuevo en la rutina.

Constancia y cariño:

Enviarle mensajes de amor, es muy importante ya que de esta manera le estamos dando a entender que le echamos de menos y que tenemos interés. A todos nos gusta recibir un bonito mensaje de buenos días, y ser atentos y cariñosos nos servirá para fortalecer la relación.

Para poder empezar a reconquistar a nuestra pareja, como ya hemos dicho es cosa de dos. Si solo eres tu quien está interesado, a pesar de todos los esfuerzos que realices será como darte cabezazos contra la pared.

En ese caso lo mejor será que asumas que se ha terminado y que intentes buscar la felicidad por tu lado.

No aguato a mi marido

No soporto a mi marido, todo lo que hace me molesta. 

Quiero gritar no le soporto y no se qué hacer
No aguanto a mi marido

Cuando empezamos una relación muchas veces tendemos a idealizar a la persona e idealizar el amor. Pensamos que va a ser la persona con la que pasaremos el resto de nuestros días y no vemos o no damos importancia a sus defectos.

Durante esta etapa todo nos parece perfecto, pero según pasa el tiempo, nos damos cuenta que esa persona no es como realmente pensábamos y cualquier cosa que haga o diga nos molesta. Hay que analizar que actitudes son las que nos molestan de nuestra pareja, y si tienen solución o por el contrario están infundadas por el desamor.

Si son pequeñas diferencias y tenemos claro que se pueden solucionar, lo más razonable es hablarlo con la pareja para que entienda que es lo que nos molesta y buscar una solución juntos. Si por el contrario, crees que ha llegado un momento en el que hasta su respiración te molesta, lamentamos decirle que esa relación tiene su fin. Cuando llega este momento, nos sentimos agobiados, simplemente un beso o una caricia no es bien recibida. ¿Por qué? Porque hemos dejado de amar. Lo mejor es ser honesto con la otra persona, y con nosotros mismos. Mantener una relación en la que no soportas a tu pareja, solo hará que a la larga le odies.

A veces una retirada a tiempo es una victoria, evita el sufrimiento y quédate con las cosas buenas que habéis vivido, que aunque ahora no las distingas, seguro que alguna hubo.

Carácter incompatible.

Si los problemas están relacionados con el carácter personal de cada uno, es  complicado, ya que todos tenemos una forma de ser, y cambiar no es fácil. Si además ese cambio no surge de uno mismo,  no hay nada que hacer. A las personas debemos de aceptarlas como son o dejarlas, y si no nos interesa, cortar por lo sano.

Si convencemos a la persona para que cambie, o intentamos cambiar por agradar, terminaremos aburriéndonos de ese disfraz, que evidentemente, no podremos sostener durante mucho tiempo. Sabemos que no existe la persona perfecta, pero cuando se trata de caracteres incompatibles, la convivencia y una relación duradera es muy difícil.

La vida es muy corta, asique busca lo que realmente te haga feliz y lucha por ello. No hay cosa peor, que sentirse solo estando acompañado, ¿y tú? ¿Te sientes sol@? Si es así, no te conformes, se valiente y coge las riendas de tu vida. La felicidad es una actitud que se elige todos los días, ¿qué tal si empezamos hoy?.

Infidelidad de mi marido que me miente y engaña

Infidelidad de mi marido que me miente y engaña:

¿Qué hago cuando mi marido me es infiel pero me lo niega y me miente?
Infidelidad de mi marido

No debemos olvidar que con independencia de que exista matrimonio con ciertos deberes de pareja, como es el de la fidelidad, no se trata de un derecho real, pues por el mero hecho de estar casados no se evita posibles infidelidades de la pareja. La institución del matrimonio consolida en el ámbito jurídico pero realmente se trata de una relación sentimental en la que se espera que ambos miembros respeten al otro y no tengan relaciones sentimentales ni sexuales con otras personas, pero verdaderamente es algo que no se puede evitar, de manera que podemos sentirnos traicionados pero realmente la infidelidad es legal, el problema principal es cuando sabemos que nuestra pareja nos es infiel pero nos miente y engaña negando la realidad. En estos casos no es cuestión de tratar de buscar pruebas o demostrarlo de cualquier manera, pues realmente, ¿a quien se lo pretendemos demostrar?, ¿qué va a cambiar desde el momento en el que podamos demostrar aquello de lo que ya estamos convencidos?. Legalmente no cambia nada cuando se pudieran tener pruebas, sólo se trata de la demostración de uno mismo o frente a terceros pero que no supone en ningún caso el aumento o reducción de los derechos y obligaciones.

Divorcio de mujer por infidelidad del marido
Divorcio por infidelidad

Es muy típico de los hombres por la forma de ser y comportarse en pareja tener la predisposición de negar la evidencia, pues por mas pruebas e indicios que haya normalmente se tiene a decir frases prototípicas como «no es lo que parece», «no pienses mal», «te prometo que no».. etc, la cuestión es negar aquello para lo que no está preparado, afrontar las consecuencias de sus actos e infidelidad.

Cada persona debe de ser consciente de que la relación de pareja no matrimonial, así como un matrimonio, o una relación con hijos comunes o bienes y/o deudas son iguales en la esfera de la intimidad de pareja, ambos miembros deberían de ser fieles a su compromiso por si mismos, por la confianza adquirida, pero no hay ningún problema en que no sea así, pues perfectamente se pueden mantener un matrimonio en el que una de las dos partes o incluso ambas tengan una infidelidad puntual esporádicas o permanentes con una o incluso o varias personas. Se trata de lo que se esté dispuesto o dispuesta a aguantar. Existen modelos de pareja muy estrictas en lo que se refiere a relaciones con terceras personas y otras abiertas en las que se permite o tolera relaciones con terceras personas con mayor o menor intensidad. Todas as parejas son legales con o sin infidelidad, pues no cabe ningún tipo de denuncia o demanda por causa de infidelidad. No hace falta pruebas, lo importante no es pillar a nuestro marido en una mentira, o en demostrar que miente y que niega la infidelidad a sabiendas de que es cierto… es cuestión de tomar la decisión de dejar la relación sentimental directamente o con el cauce procesal de divorcio si existe matrimonio. En lo personal puede ser importante quedarnos a gusto y que reconozca lo que ha hecho pues será importante para poder continuar con nuestra vida, pero en la mayoría de las ocasiones esa explicación nunca existe. Se trata de una infidelidad y en estos casos se debe de ser inteligente y saber gestionar nuestras emociones, si es necesario incluso con ayuda de un profesional.

¿Cómo actuar ante una infidelidad sin perder derechos y salir perjudicada?
Gestión inteligente de infidelidad