Custodias de hijos de dos madres lesbianas

Custodias de hijos de dos madres lesbianas:

Este artículo va a ser muy simple y corto y se realiza para resolver las dudas de cualquier persona que aún pueda pensar que los matrimonios formados por miembros del mismo sexo no tienen los mismos derechos que los tradicionales matrimonios heterosexuales. Parece algo muy básico pero verdaderamente aún existen personas en España que parecen sorprenderse de que dos personas puedan casarse siendo dos hombres o dos mujeres, y más aún tener hijos. Pues bien, afortunadamente y desde hace unos 13 años (la reforma legal es del año 2005 en tiempos del presidente del Gobierno «Zapatero») sí es posible de manera que los cónyuges y padres y madres tienen los mismos derechos y obligaciones con independencia de su sexo y orientación sexual.

Custodia de los hijos menores de edad
Madres lesbianas

Un matrimonio de dos madres lesbianas por tanto tendrán los mismos derechos (y obligaciones) respecto de los hijos con independencia de cual pueda ser la madre gestante o biológica, pues una vez inscrito el nacimiento del hijo o la hija y la relación de maternidad de ambas, ambas se situarán jurídicamente al mismo nivel sin ningún tipo de distinción respecto del mismo. Por ello, en casos de divorcio o separación, el tratamiento jurídico será exactamente el mismo que en un matrimonio de hombre y mujer. Aún existen opiniones populares basadas en «lo que se dice por ahí» o «lo que me ha contado mi primo»… etc, que consideran que siempre la custodia de los menores se otorgan a la madre, pero esto realmente no es así. Desde el año 2013 la custodia compartida es el sistema judicial preferente para atender la guarda custodia de los hijos siempre y cuando ambos progenitores o progenitoras sean idóneos. Evidentemente si algún padre o madre no cuenta con circunstancias adecuadas para el cuidado del hijo (falta de tiempo, viajar largas temporadas fuera por trabajo, tener algún tipo de trastorno potencialmente perjudicial para el niño o niña.. etc) la custodia será monoparental para atribuirla al otro progenitor o progenitora, no por razón de su sexo, sino por considerar que lo mas beneficioso para el menor o la menor es que principalmente sea atendido por uno de los padres o madres, atribuyendo al otro u otra un derecho de visitas y comunicaciones, pensión de alimentos… etc.

El sistema de derecho de familia en un divorcio con hijos protege primordialmente a los niños como bien jurídico mas digno de protección y afortunadamente legalmente el tratamiento es el mismo para padres homosexuales que heterosexuales, y día a día, poco a poco, la sociedad v aceptando mas la situación que tiene de normalizarse desterrando una tradición nacional que nos guste mas o menos, y lo queramos aceptar o no, ha venido siendo machista al igual que la educación de las generaciones que actualmente son adultas, debiendo de esperar a que dichas generación adulta siga madurando sin miedos ni tabús creados por prejuicios sociales, y desde nuestro punto de vista, cuando las generaciones que ahora se están educando y creciendo sea adultas se habrá superado dicha discriminación social. No es cuestión de feminismo o machismo, sino igualdad sin ningún tipo de matiz, libertad de toda persona a desarrollar su vida sin ningún tipo de discriminación.

Qué hacer cuando un padre manipula a un hijo, manipulación

Manipulación de los hijos, ¿qué hago cuando el padre manipula al niño en mi contra?.

En las rupturas con niños en las que no existe cordialidad entre los progenitores, sino que por el contrario una de las partes no ha superado el hecho de que la relación se haya acabado y constantemente cuestiona la vida y decisiones de la otra y hace partícipe al hijo de dichas críticas nos encontramos ante una situación muy delicada. Si en el cauce de un proceso de divorcio o separación existen reacciones o desbarajustes emocionales que provocan que tal vez nuestra ex pareja diga cosas inapropiadas y fuera de lugar pero dentro de lo razonable, debemos de tratar de entenderle, pero cuando la intensidad de las mismas o el periodo de duración aumenta se pueden hacer crónica la situación, de manera que sistemáticamente la otra parte nos falte el respeto y en muchos casos utilice la herramienta mas cruel y mezquina, a los hijos comunes que es la manera mas fácil y dolorosa.

Qué hacer cuando un padre manipula a un hijo contra la madre
Manipulación de los hijos

Las cuestiones de pareja se deben de mantener en pareja, pues para cualquier cuestión a resolver el proceder debe de ser hablar directamente con el otro progenitor o por un intermediario que nunca puede ser un niño que no tiene que pagar los platos rotos de la ruptura de los padres a modo de mensajero y parte. Si su marido está tomando una actitud incómoda para el hijo cuestionando su forma de vivir, actividades, ritmo de vida, parejas sentimentales, entorno y amigos, familia, atención a las tareas de la casa, a los deberes del hijo... etc tenemos un problema, pues no se debe de condicionar al niño para crear un prejuicio del otro progenitor, y de influenciar, debe de ser de manera positiva quitando hierro a cualquier incidente.

El problema es que es muy difícil poder demostrar el alance de la alienación parental o influencia negativa del padre frente a la madre (al igual que viceversa) pues la principal prueba básicamente es el testimonio del hijo, condicionado, y su reacción inducida que en muchos casos lleva a enfrentamientos innecesarios y a que el niño no se críe y eduque de una manera normal y natural, plenamente feliz, sino que esté supeditado a los condicionamiento paternofiliales. Lo mejor de ser posible es intentar hablar con nuestra ex pareja, lo que suele ser en algunos empeorar aún mas la situación. Descartada la comunicación se deberá en primer lugar de no entrar en el juego del padre y no hacer lo mismo, y en segundo lugar suele ser positivo que los niños acudan a terapia psicológica para detectar la incidencia y así corregirla, y de no persistir acudir al proceso judicial en el que serán claves los medios de prueba que se peudan aportar tal y como son: Mensajes, testimonios de personas que lo hayan presenciado, grabaciones del propio padre (preferentemente no del niño a nos ser que sea una situación muy grave), pudiendo pedir el informe psicosocial del conjunto familiar de todos los miembros e incluso la exploración judicial del menor.

Por si puesto que si la situación llega a suponer violencia familiar o maltrato de género habrá que estudiar muy bien el caso para tomar la decisión acertada, que será la de denunciar si los hechos son graves y no han persistido con la ruptura y se mantienen en la actualidad o existe probabilidad de que se puedan repetir con el consiguiente perjuicio para hijos y madre.

 

Derechos y obligaciones respecto de los hijos

Derechos y obligaciones respecto de los hijos:

Los derechos y obligaciones de madre y padre respecto de los hijos comunes en España son los mismos, si bien es cierto que se pueden hacer una serie de connotaciones. Desde el nacimiento de los hijos, durante su lactancia y hasta el momento variable de cada caso concreto en el que se supera el vínculo de maternidad del hijo a la madre, el niño tiene una relación de necesidad respecto de la madre, por lo que en dicho periodo la madre será la que tenga prioridad de cara a la atribución de la guarda y custodia, y el padre correlativamente tendrá menor prioridad de cara a la atribución de la guarda y custodia e incluso limitaciones respecto del derecho de visitas, como por ejemplo los periodos vacacionales y la posibilidad de establecer derecho de pernocta paterno con el menor.

Mujer y madre comparación de los derechos y obligaciones respecto de los hijos con el hombre y padre
Derechos y obligaciones de los niños

Los derechos y las obligaciones de ambos progenitores, padre y madre, son legalmente los mismos, de hecho el sistema de custodia preferente en España es el de custodia compartida. Cada caso es muy diferente y hay que analizarlo detalladamente siempre en beneficio de los hijos. Tradicionalmente la custodia de los niños ha sido de las madres, en escasas ocasiones compartida, y en muy pocos casos la custodia ha sido paterna. La evolución social y jurisdiccional ha equiparado los derechos de hombres y mujeres respecto de los hijos, pero realmente sigue existiendo una reticencia judicial en proceso judicial a privar a las madres de la custodia materna.

En la práctica, de mutuo acuerdo ambos progenitores pueden acordar el sistema de custodia que consideren mas conveniente, pero en proceso judicial un Juez predeterminado por la Ley y asignado para el caso concreto valorará la idoneidad de padres teniendo en cuenta el superior beneficio para los hijos menores. Se tienen en cuenta múltiples factores, la situación previa a la ruptura, el arraigo con los hijos, la situación existente de la ruptura, la disponibilidad horaria de los progenitores, la existencia de una vivienda adecuada, de una capacidad económica suficiente, apoyo familiar para realizar las ayudas de cuidados de los hijos, la relación cordial o conflictiva entre progenitores… etc. Por ello, convergen múltiples factores, la custodia compartida es preferente en España, pero si es cierto que las mujeres siguen siendo la preferencia en lso casos de atribución de guarda y custodia monoparental.