Mi marido quiere custodia compartida 👶

Divorcio express con niños

Mi marido quiere custodia compartida, pero yo prefiero que los niños estén conmigo, ¿qué puedo hacer?

Ante un divorcio o separación esta es una de las cuestiones que llevan más conflicto. Debemos de dialogar y tener siempre en cuenta que será lo mejor para los menores, aunque eso implique que no sea lo que nosotros queremos.

Muchas mujeres, son reacias a la custodia compartida por el apego emocional hacia los hijos, pero tenemos que tener claro, que los hijos tienen una madre y un padre, y que ambos son irremplazables e importantes para la vida de los hijos.

Puede que nuestro marido no sea un buen marido, pero eso no significa que como padre tampoco lo sea. En estos momentos, lo mejor es dejar el rencor a un lado, y ser conscientes de que los mismos sentimientos que tenemos nosotras por nuestros hijos ellos también los tienen.

Es normal que queramos estar al lado de nuestros hijos el máximo tiempo posible, pero su padre también tiene la misma necesidad, y pensar en no dejarle verlos no es justo. Ser equitativos y generosos, y ponernos en el lugar de la otra persona, quizás nos haga recapacitar y entender que lo más beneficioso para los menores sea estar el mismo tiempo con ambos.

Lo mejor para los niños:

Un hijo necesita a su madre, pero también necesita a su padre. Un padre no es menos que una madre, y una madre tampoco es menos que un padre. La decisión debe de ser tomada con tranquilidad y siendo empáticos, sin dejarnos llevar por los sentimientos de rencor hacia la otra persona, pues realmente lo que estamos decidiendo es un bien para nuestros hijos.

Usarlos como venganza, aparte de ser un acto cruel, no tiene sentido, ya que los perjudicados en este caso, siempre serán los niños. Una custodia compartida puede ser bastante positiva para todos, sobre todo para los menores, ya que no tendrán la sensación de que uno de los dos progenitores es el visitante. Los problemas de la pareja, no deben de primar sobre el bienestar de los hijos.

Evidentemente, en casos en los que cualquiera de los dos progenitores sea agresivo, una custodia compartida no será la mejor elección, ya que lo verdaderamente importante es que los hijos estén bien, estando con tanto con su padre como su madre.

Una custodia compartida, hay que saberla llevar para que pueda ser beneficiosa para todos. Pensar que es una locura que estén una semana con cada uno, porque puede trastornar a los menores, es una excusa poco válida, ya que se ha demostrado que es bueno que se relacionen con ambos progenitores en los mismos periodos de tiempo, creando así los mismos lazos de confianza con ambos.

Es un proceso de adaptación para todos, que con el tiempo se normalizará. Los hijos acaban asumiendo que están una semana con papa y otra semana con mama, sintiendo ambas casas como su hogar. Comparten el mismo tiempo con ambos, con lo cual, no sienten una ausencia que si les pueda ocasionar algún trastorno a corto-medio plazo.

Esta custodia también es beneficiosa para los padres, pues pueden disponer de más tiempo para sus asuntos personales. Cuando la custodia la ostenta un solo progenitor, carga con más responsabilidades y no puede disponer de tanto tiempo para sí mismo. Con esto, no damos a entender que lo primordial sea uno mismo y los hijos secundarios, sino que aunque seamos padres también somos personas y necesitamos relacionarnos y tener nuestros momentos.

Busca asesoramiento para ver en su caso cual es la mejor decisión, háblelo con su pareja, y mantenga la mente abierta para no dejarse llevar por el odio. Una custodia compartida no es una mala opción, valórelo con su pareja y acudan a un abogado para informarse del procedimiento y como poder llevarlo a cabo, siendo todos beneficiados en un proceso tan duro como es un divorcio.