Mi marido quiere custodia compartida ?

Divorcio express con niños

Mi marido quiere custodia compartida, pero yo prefiero que los niños estén conmigo, ¿qué puedo hacer?

Ante un divorcio o separación esta es una de las cuestiones que llevan más conflicto. Debemos de dialogar y tener siempre en cuenta que será lo mejor para los menores, aunque eso implique que no sea lo que nosotros queremos.

Muchas mujeres, son reacias a la custodia compartida por el apego emocional hacia los hijos, pero tenemos que tener claro, que los hijos tienen una madre y un padre, y que ambos son irremplazables e importantes para la vida de los hijos.

Puede que nuestro marido no sea un buen marido, pero eso no significa que como padre tampoco lo sea. En estos momentos, lo mejor es dejar el rencor a un lado, y ser conscientes de que los mismos sentimientos que tenemos nosotras por nuestros hijos ellos también los tienen.

Es normal que queramos estar al lado de nuestros hijos el máximo tiempo posible, pero su padre también tiene la misma necesidad, y pensar en no dejarle verlos no es justo. Ser equitativos y generosos, y ponernos en el lugar de la otra persona, quizás nos haga recapacitar y entender que lo más beneficioso para los menores sea estar el mismo tiempo con ambos.

Lo mejor para los niños:

Un hijo necesita a su madre, pero también necesita a su padre. Un padre no es menos que una madre, y una madre tampoco es menos que un padre. La decisión debe de ser tomada con tranquilidad y siendo empáticos, sin dejarnos llevar por los sentimientos de rencor hacia la otra persona, pues realmente lo que estamos decidiendo es un bien para nuestros hijos.

Usarlos como venganza, aparte de ser un acto cruel, no tiene sentido, ya que los perjudicados en este caso, siempre serán los niños. Una custodia compartida puede ser bastante positiva para todos, sobre todo para los menores, ya que no tendrán la sensación de que uno de los dos progenitores es el visitante. Los problemas de la pareja, no deben de primar sobre el bienestar de los hijos.

Evidentemente, en casos en los que cualquiera de los dos progenitores sea agresivo, una custodia compartida no será la mejor elección, ya que lo verdaderamente importante es que los hijos estén bien, estando con tanto con su padre como su madre.

Una custodia compartida, hay que saberla llevar para que pueda ser beneficiosa para todos. Pensar que es una locura que estén una semana con cada uno, porque puede trastornar a los menores, es una excusa poco válida, ya que se ha demostrado que es bueno que se relacionen con ambos progenitores en los mismos periodos de tiempo, creando así los mismos lazos de confianza con ambos.

Es un proceso de adaptación para todos, que con el tiempo se normalizará. Los hijos acaban asumiendo que están una semana con papa y otra semana con mama, sintiendo ambas casas como su hogar. Comparten el mismo tiempo con ambos, con lo cual, no sienten una ausencia que si les pueda ocasionar algún trastorno a corto-medio plazo.

Esta custodia también es beneficiosa para los padres, pues pueden disponer de más tiempo para sus asuntos personales. Cuando la custodia la ostenta un solo progenitor, carga con más responsabilidades y no puede disponer de tanto tiempo para sí mismo. Con esto, no damos a entender que lo primordial sea uno mismo y los hijos secundarios, sino que aunque seamos padres también somos personas y necesitamos relacionarnos y tener nuestros momentos.

Busca asesoramiento para ver en su caso cual es la mejor decisión, háblelo con su pareja, y mantenga la mente abierta para no dejarse llevar por el odio. Una custodia compartida no es una mala opción, valórelo con su pareja y acudan a un abogado para informarse del procedimiento y como poder llevarlo a cabo, siendo todos beneficiados en un proceso tan duro como es un divorcio.

Mi marido quiere una relación abierta y yo no estoy segura ?

Lo más frecuente debido a nuestra cultura, es mantener una relación monogámica.

Las relaciones abiertas mucha gente no las entiende, ya que las ven como un acto de infidelidad.

Lo socialmente aceptado es tener una relación estable y sólida.

La rutina a veces lleva al aburrimiento, y quizás vean en una relación abierta la salida a esa situación.

No debemos presionar a nuestra pareja, debe de ser una decisión consensuada por ambos.

Si tu pareja te propone una relación abierta y no estás segura debes de meditarlo sin presiones y sabiendo lo que significa.

No podremos dejarnos influenciar por lo que nuestra pareja quiere, ya que si acabamos cediendo no vamos a estar cómodos y surgirán problemas.

Pero, ¿Qué es una relación abierta? ?

Relación abierta

Mucha gente tiene prejuicios respecto a las relaciones abiertas debido a la poca información y al estigma social.

Una relación abierta significa un compromiso entre ambos, y un acuerdo para tener relaciones con personas ajenas a la pareja.

Hay una serie de normas para poder llevar a cabo la relación abierta y no tener problemas:

Mantener informada a la otra parte de nuestras relaciones.

Avisar a nuestra pareja cuando tenemos encuentros con otras personas, para evitar que se sienta traicionada.

La confianza y comunicación son fundamentales.

Hablar con tu pareja sobre cómo te sientes en todo momento y si algo no te encaja, poder hablarlo con tranquilidad.

Tener una relación abierta no es fácil, y quizás con el tiempo uno de los dos no se sienta a gusto y es mejor poder hablarlo que acumular rencores y acabar mal.

Base del acuerdo.

Respetar las normas que de mutuo acuerdo se han establecido.

Si por ejemplo, uno de ambos empieza a tener sentimientos por su amante, cortara la relación con esa persona.

No mantener sexo con la misma persona asiduamente.

Protección y seguridad.

El sexo seguro es importante a la hora de tener una relación abierta, debido a las enfermedades de transmisión sexual que hay.

Las posibilidades de contraer alguna de ellas son más altas que en una relación estable.

Usa siempre preservativo, no solo para protegerte a ti y a tu pareja de las enfermedades de trasmisión sexual sino también para evitar un embarazo no deseado fuera de la pareja.

Aceptar o no, ¿Qué hago? ❓

Aceptar o no mantener una relación de este tipo solo depende de ti. No tengas miedo a negarte si no estás dispuesto a lo que conlleva.

Solo cada persona sabe lo que quiere y no hay ningún inconveniente en probarlo para poder valorarlo.

No hay que tener miedo a lo desconocido sino a desperdiciar algo que no conocemos por miedo a atrevernos a conocerlo o por mantener algo que no nos termina de gustar por dejarnos llevar a la deriva.

Marido obsesionado con el trabajo ?‍♂️

Obsesionado con el trabajo

Mi marido está obsesionado con el trabajo y no tiene tiempo para su familia y no se qué hacer.                                                 

Todos deseamos una pareja que sea responsable y trabajadora, el problema viene cuando nuestra pareja da más prioridad a su vida laboral, dejando de lado su vida personal.

Es importante mantener un equilibrio entre ambos.             

Tenemos que hablar este tema con nuestra pareja, para evitar conflictos mayores. Una pareja necesita atención, cuidado, cariño…

Si volcamos toda nuestra vida en el tema laboral, estaremos abandonando en cierto modo a nuestra familia, que también nos necesita.

En esta situación, la pareja y los hijos se sienten desplazados. La persona que está obsesionada con el trabajo pondrá excusas para justificarse, aludiendo que lo hace por el bienestar de la familia.

Tiene que entender que la familia también le necesita. Si no se trata de una situación temporal hay que tomar medidas al respecto.

¿Cómo puedo conseguir que nos preste más atención? ?             

Conseguir más atención

Recordarle los buenos momentos vividos en pareja, como pueden ser viajes, paseos, comidas con amigos o familiares…

Todos los momentos que habéis podido disfrutar siendo una familia.

Cuando esté trabajando enviarle mensajes o fotos expresándoles cuanto nos gustaría que estuviera con nosotros acompañándonos.

Motivarle a tener salidas fuera del trabajo con los amigos y familiares.

Una cena, un cumpleaños, una reunión con amigos..Cualquier excusa es buena para que se dé cuenta de que mantener relaciones sociales es importante para nuestra vida.

Proponerle actividades para realizar en familia; salidas al parque, rutas de senderismo, ir al cine…

Esta situación no cambiará en dos días, pues todo lleva un tiempo de adaptación. Dale tiempo para que pueda valorar el tiempo libre y quiera disfrutarlo con la familia. Recordemos que hay que trabajar para vivir, no vivir para trabajar.

 La clave es mantener un equilibrio entre ambos, sabiéndole dar su tiempo a la familia y al trabajo. Si la situación se mantiene en el tiempo, quizás es que esté buscando un escape porque no quiera estar en casa. Si es este el motivo por el que esta tan centrado en el trabajo, la solución es otra.

Mi marido no me deja salir

Mi marido me condiciona

Una de las cosas que más nos gusta es rodearnos de la gente que queremos. Las amistades son muy importantes, son aquellas personas que hemos elegido nosotros mismos a lo largo de nuestra vida.

En las relaciones, debemos de entender, que el hecho de que nuestra pareja tenga amistades, es algo de lo más normal, pues aparte de tener una vida en pareja también tiene su propia vida.

Muchas personas dicen que las amistades son para siempre, pero una pareja nunca se sabe. Seguro que muchos de nosotros, conocemos a alguien que nada más iniciar una relación, se vuelca en su nueva pareja y deja de lado a sus amistades.

Puede que al inicio de la relación tengamos la necesidad de compartir todo nuestro tiempo con nuestra pareja, pero tenemos que saber organizarnos para poder mantener nuestras amistades.

Me prohíbe relacionarme con mis amistades y no me deja salir.

Tu pareja no es nadie para prohibirte hacer lo que quieras. Hay parejas que son controladoras y no soportan que la situación se les vaya de las manos.

Una persona así, llega a un punto en el que tiene que tener todo bajo su control y en el momento que no lo consigue se enfada, haciéndonos sentir mal y en casos extremos agrediéndonos.

Es una situación que no debemos permitir, pues tiene que entender que ya teníamos una vida antes de conocerle. Si ya muestra signos de ser una persona obsesiva y controladora, piensa que una relación sin confianza no va a funcionar jamás.

Quiero divorciarme. ¡No aguanto más esta situación!

Divorcio por culpa de mi marido

Llega un punto en el que nos sentimos agobiadas, y la única salida que vemos es alejarnos de esa persona, mediante el divorcio o la separación.

No te culpes por querer acabar con la relación, pues ha sido el mismo el que ha hecho que no queramos continuar a su lado. La confianza, el amor, el tener tu propio espacio, son cosas sanas y básicas en una relación de pareja.

Cuando dejamos de sentirnos libres en una relación, se convierte en una relación insana.

Al principio, puede que no seamos conscientes, pensando que es algo muy bonito que nuestra pareja quiera estar siempre a nuestro lado.

Incluso podemos llegar a ver la situación como algo romántico, pero no nos equivoquemos, todas las parejas han de tener su propio espacio.

Si tu pareja no acepta que quieras tener tu espacio, tus propias amistades, que quieras compartir alguna tarde a solas con tus amigas, no lo permitas. Nadie es quien para prohibir a su pareja nada.

El respeto y la confianza es algo básico en una relación, sin eso lo mejor es seguir tu camino y separarte de esa persona. Puede empezar distanciándote de tus amigos, hasta llegar a un punto que no tengas relación con nadie, salvo con él.

Piensa si de verdad quieres vivir así y si merece la pena continuar con una persona que se cree con el derecho de prohibirte cosas tan normales como es el tener amigos.  A veces las relaciones no son para siempre, pero las verdaderas amistades sí.

Mi marido se ha cansado del matrimonio y quiere divorciarse

Mi marido se ha cansado de mí, ¿Cómo puedo recuperarle?

Cuando se ha cansado de mi y me pide el divorcio
Recuperar a mi marido

Antes que nada debemos de pensar si realmente vale la pena reconquistarle.

Si tienes claro que si, vamos allá. Con el tiempo, todas las relaciones se desgastan y sufren algún bache emocional.

Si han caído en la rutina, viven constantemente luchando, no tienen vida social o amigos en común, no tienen relaciones, viven como si fueran hermanos, es hora de comenzar los cambios.

Cuando se llega a ese punto en el que alguno de los dos quiere poner punto y final a la relación, debemos hablar las cosas tranquilamente y ver si se puede solucionar o no.

Lo principal en este tema es dejar claro si os queréis y queréis estar juntos, o si los conflictos son irreconciliables. Pues a veces las diferencias son irreconciliables.

Sabemos que estos problemas suelen suceder con bastante frecuencia en muchas parejas, y que a veces con una terapia de pareja se pueden solucionar, siempre y cuando todavía quede amor.

¿Cómo puedo reconquistarle?                

Recuperar a mi marido para evitar el divorcio
Reconquistar matrimonio

Para poder reconquistarle primeramente debe de querer continuar con la relación, sino va a ser difícil que pueda hacer una reconciliación.

Si algo está fallando, hay que afrontar la situación e intentar recuperar la química y la pasión. Es una tarea de ambos, ya que los dos tenéis que poner de vuestra parte.

Tenemos que tener una actitud positiva y darle una oportunidad al amor, no todo está perdido. Algunas de las claves para poder reconquistarle pueden ser:

Demostrarle amor y cariño:

Tener detalles cariñosos, proponerle escapadas románticas, besos y caricias, mensajes bonitos por WhatsApp. En fin, cualquier cosa que le demuestre que le queremos y que le prestamos atención.

Carta de amor:

Escribirle una carta de amor, es un bonito detalle muy sencillo y económico. Además de ser muy personal, ya que ahí puedes expresarle lo mucho que le echas de menos y le quieres.

Proyectos conjuntos:

Planes juntos a solas donde puedan compartir tiempo juntos, ir al cine, una cena romántica, pueden ayudar a recuperar la chispa.

No parecer pesada y agobiar:

No agobiarle para que también pueda echarnos de menos, tener nuestro propio tiempo servirá para que nos extrañe, ya que si estamos siempre juntos caemos de nuevo en la rutina.

Constancia y cariño:

Enviarle mensajes de amor, es muy importante ya que de esta manera le estamos dando a entender que le echamos de menos y que tenemos interés. A todos nos gusta recibir un bonito mensaje de buenos días, y ser atentos y cariñosos nos servirá para fortalecer la relación.

Para poder empezar a reconquistar a nuestra pareja, como ya hemos dicho es cosa de dos. Si solo eres tu quien está interesado, a pesar de todos los esfuerzos que realices será como darte cabezazos contra la pared.

En ese caso lo mejor será que asumas que se ha terminado y que intentes buscar la felicidad por tu lado.

No aguato a mi marido

No soporto a mi marido, todo lo que hace me molesta. 

Quiero gritar no le soporto y no se qué hacer
No aguanto a mi marido

Cuando empezamos una relación muchas veces tendemos a idealizar a la persona e idealizar el amor. Pensamos que va a ser la persona con la que pasaremos el resto de nuestros días y no vemos o no damos importancia a sus defectos.

Durante esta etapa todo nos parece perfecto, pero según pasa el tiempo, nos damos cuenta que esa persona no es como realmente pensábamos y cualquier cosa que haga o diga nos molesta. Hay que analizar que actitudes son las que nos molestan de nuestra pareja, y si tienen solución o por el contrario están infundadas por el desamor.

Si son pequeñas diferencias y tenemos claro que se pueden solucionar, lo más razonable es hablarlo con la pareja para que entienda que es lo que nos molesta y buscar una solución juntos. Si por el contrario, crees que ha llegado un momento en el que hasta su respiración te molesta, lamentamos decirle que esa relación tiene su fin. Cuando llega este momento, nos sentimos agobiados, simplemente un beso o una caricia no es bien recibida. ¿Por qué? Porque hemos dejado de amar. Lo mejor es ser honesto con la otra persona, y con nosotros mismos. Mantener una relación en la que no soportas a tu pareja, solo hará que a la larga le odies.

A veces una retirada a tiempo es una victoria, evita el sufrimiento y quédate con las cosas buenas que habéis vivido, que aunque ahora no las distingas, seguro que alguna hubo.

Carácter incompatible.

Si los problemas están relacionados con el carácter personal de cada uno, es  complicado, ya que todos tenemos una forma de ser, y cambiar no es fácil. Si además ese cambio no surge de uno mismo,  no hay nada que hacer. A las personas debemos de aceptarlas como son o dejarlas, y si no nos interesa, cortar por lo sano.

Si convencemos a la persona para que cambie, o intentamos cambiar por agradar, terminaremos aburriéndonos de ese disfraz, que evidentemente, no podremos sostener durante mucho tiempo. Sabemos que no existe la persona perfecta, pero cuando se trata de caracteres incompatibles, la convivencia y una relación duradera es muy difícil.

La vida es muy corta, asique busca lo que realmente te haga feliz y lucha por ello. No hay cosa peor, que sentirse solo estando acompañado, ¿y tú? ¿Te sientes sol@? Si es así, no te conformes, se valiente y coge las riendas de tu vida. La felicidad es una actitud que se elige todos los días, ¿qué tal si empezamos hoy?.

Machismo, ¿es legal o ilegal?

Machismo, ¿es legal o ilegal?.

¿Legal o Ilegal?
Machismo en España

El machismo es aquella manera de pensar que valora al hombre por encima de la mujer. En ese sentido el machismo supone una ideología injusta y discriminatoria, pero es legal siempre y cuando no perjudique a los demás. Nos guste mas o menos parte de la libertad permite que cada persona pueda pensar de una manera propia siempre y cuando no suponga perjuicio para otra persona, ya sea para sus valores, su sensibilidad o sus derechos. No cabe discriminación por razón de sexo, y esa situación la que es ilegal. En los casos en los que una persona se considera machista pero su forma de pensar no va mas allá será perfectamente lícita, tan respetable como otras pues si verdaderamente no realiza difamación sino que pertenece a un fuero interno y a las relaciones de su estricta intimidad, no cabrá ilegalidad alguna.

Mujer casada con un hombre machista: 

Los peligros del machismo en pareja y matrimonio
Machismo destructivo

Todas las personas tenemos la posibilidad de entablar relaciones personales acertadas o desacertadas, pero lo que no se debería de tolerar es una relación machista. Todas las personas somos iguales y hemos nacido y vivimos para desarrollarnos con la máxima libertad, sin limitaciones discriminatorias por razón de nuestro sexo ni orientación sexual. Si eres una mujer casada con un hombre machista valora qué grado de machismo tiene tu pareja, si pretende someterte o te respeta y qué quieres para tu vida.

Divorciarse de un hombre machista.

Desde el momento en el que una persona se considera mas que otra la relación no es justa y está avocada a la infelicidad de la persona a la que se le minusvalora. No valemos mas o menos en función de condiciones personales y no deberíamos de consentir que una persona nos «mire» por encima del hombro. Si por desgracia vive un matrimonio machista destructivo no tendrá otra opción que divorciarse si no cabe solución posible con ayuda y con interés de ambas partes. Despreciar a una pareja es de las cosas que mas pueden doler en la vida. La pareja es la persona a la que elegimos (a diferencia de la demás familia que nos viene dada de origen) y basada en una positiva relación de confianza. De no ser así, la mejor opción es el divorcio debiendo de tratar de enfocarlo de mutuo acuerdo.

El machista, ¿nace o se hace?.

Es una pregunta muy complicada y controvertida, pero desde nuestro punto de vista el machista no nace, sino que se hace. Un segmento de la sociedad, nos guste mas o menos, es machista, y es por ello que algunos niños y niñas se han criado y acostumbrado a patronos injustos basados en valores machistas. El machismo no es sólo de los hombres, sino de hombres y mujeres, de la sociedad en general, y es por ello que se debe de fomentar la igualdad, no el machismo ni el feminismo. Demos de ser capaces de defender y proteger exactamente igual a hombre y mujeres adaptándose a sus circunstancias pero no siendo una circunstancia su sexo, sino el punto de partida natural.

Custodias de hijos de dos madres lesbianas

Custodias de hijos de dos madres lesbianas:

Este artículo va a ser muy simple y corto y se realiza para resolver las dudas de cualquier persona que aún pueda pensar que los matrimonios formados por miembros del mismo sexo no tienen los mismos derechos que los tradicionales matrimonios heterosexuales. Parece algo muy básico pero verdaderamente aún existen personas en España que parecen sorprenderse de que dos personas puedan casarse siendo dos hombres o dos mujeres, y más aún tener hijos. Pues bien, afortunadamente y desde hace unos 13 años (la reforma legal es del año 2005 en tiempos del presidente del Gobierno «Zapatero») sí es posible de manera que los cónyuges y padres y madres tienen los mismos derechos y obligaciones con independencia de su sexo y orientación sexual.

Custodia de los hijos menores de edad
Madres lesbianas

Un matrimonio de dos madres lesbianas por tanto tendrán los mismos derechos (y obligaciones) respecto de los hijos con independencia de cual pueda ser la madre gestante o biológica, pues una vez inscrito el nacimiento del hijo o la hija y la relación de maternidad de ambas, ambas se situarán jurídicamente al mismo nivel sin ningún tipo de distinción respecto del mismo. Por ello, en casos de divorcio o separación, el tratamiento jurídico será exactamente el mismo que en un matrimonio de hombre y mujer. Aún existen opiniones populares basadas en «lo que se dice por ahí» o «lo que me ha contado mi primo»… etc, que consideran que siempre la custodia de los menores se otorgan a la madre, pero esto realmente no es así. Desde el año 2013 la custodia compartida es el sistema judicial preferente para atender la guarda custodia de los hijos siempre y cuando ambos progenitores o progenitoras sean idóneos. Evidentemente si algún padre o madre no cuenta con circunstancias adecuadas para el cuidado del hijo (falta de tiempo, viajar largas temporadas fuera por trabajo, tener algún tipo de trastorno potencialmente perjudicial para el niño o niña.. etc) la custodia será monoparental para atribuirla al otro progenitor o progenitora, no por razón de su sexo, sino por considerar que lo mas beneficioso para el menor o la menor es que principalmente sea atendido por uno de los padres o madres, atribuyendo al otro u otra un derecho de visitas y comunicaciones, pensión de alimentos… etc.

El sistema de derecho de familia en un divorcio con hijos protege primordialmente a los niños como bien jurídico mas digno de protección y afortunadamente legalmente el tratamiento es el mismo para padres homosexuales que heterosexuales, y día a día, poco a poco, la sociedad v aceptando mas la situación que tiene de normalizarse desterrando una tradición nacional que nos guste mas o menos, y lo queramos aceptar o no, ha venido siendo machista al igual que la educación de las generaciones que actualmente son adultas, debiendo de esperar a que dichas generación adulta siga madurando sin miedos ni tabús creados por prejuicios sociales, y desde nuestro punto de vista, cuando las generaciones que ahora se están educando y creciendo sea adultas se habrá superado dicha discriminación social. No es cuestión de feminismo o machismo, sino igualdad sin ningún tipo de matiz, libertad de toda persona a desarrollar su vida sin ningún tipo de discriminación.

Infidelidad de mi marido que me miente y engaña

Infidelidad de mi marido que me miente y engaña:

¿Qué hago cuando mi marido me es infiel pero me lo niega y me miente?
Infidelidad de mi marido

No debemos olvidar que con independencia de que exista matrimonio con ciertos deberes de pareja, como es el de la fidelidad, no se trata de un derecho real, pues por el mero hecho de estar casados no se evita posibles infidelidades de la pareja. La institución del matrimonio consolida en el ámbito jurídico pero realmente se trata de una relación sentimental en la que se espera que ambos miembros respeten al otro y no tengan relaciones sentimentales ni sexuales con otras personas, pero verdaderamente es algo que no se puede evitar, de manera que podemos sentirnos traicionados pero realmente la infidelidad es legal, el problema principal es cuando sabemos que nuestra pareja nos es infiel pero nos miente y engaña negando la realidad. En estos casos no es cuestión de tratar de buscar pruebas o demostrarlo de cualquier manera, pues realmente, ¿a quien se lo pretendemos demostrar?, ¿qué va a cambiar desde el momento en el que podamos demostrar aquello de lo que ya estamos convencidos?. Legalmente no cambia nada cuando se pudieran tener pruebas, sólo se trata de la demostración de uno mismo o frente a terceros pero que no supone en ningún caso el aumento o reducción de los derechos y obligaciones.

Divorcio de mujer por infidelidad del marido
Divorcio por infidelidad

Es muy típico de los hombres por la forma de ser y comportarse en pareja tener la predisposición de negar la evidencia, pues por mas pruebas e indicios que haya normalmente se tiene a decir frases prototípicas como «no es lo que parece», «no pienses mal», «te prometo que no».. etc, la cuestión es negar aquello para lo que no está preparado, afrontar las consecuencias de sus actos e infidelidad.

Cada persona debe de ser consciente de que la relación de pareja no matrimonial, así como un matrimonio, o una relación con hijos comunes o bienes y/o deudas son iguales en la esfera de la intimidad de pareja, ambos miembros deberían de ser fieles a su compromiso por si mismos, por la confianza adquirida, pero no hay ningún problema en que no sea así, pues perfectamente se pueden mantener un matrimonio en el que una de las dos partes o incluso ambas tengan una infidelidad puntual esporádicas o permanentes con una o incluso o varias personas. Se trata de lo que se esté dispuesto o dispuesta a aguantar. Existen modelos de pareja muy estrictas en lo que se refiere a relaciones con terceras personas y otras abiertas en las que se permite o tolera relaciones con terceras personas con mayor o menor intensidad. Todas as parejas son legales con o sin infidelidad, pues no cabe ningún tipo de denuncia o demanda por causa de infidelidad. No hace falta pruebas, lo importante no es pillar a nuestro marido en una mentira, o en demostrar que miente y que niega la infidelidad a sabiendas de que es cierto… es cuestión de tomar la decisión de dejar la relación sentimental directamente o con el cauce procesal de divorcio si existe matrimonio. En lo personal puede ser importante quedarnos a gusto y que reconozca lo que ha hecho pues será importante para poder continuar con nuestra vida, pero en la mayoría de las ocasiones esa explicación nunca existe. Se trata de una infidelidad y en estos casos se debe de ser inteligente y saber gestionar nuestras emociones, si es necesario incluso con ayuda de un profesional.

¿Cómo actuar ante una infidelidad sin perder derechos y salir perjudicada?
Gestión inteligente de infidelidad

Qué hacer cuando un padre manipula a un hijo, manipulación

Manipulación de los hijos, ¿qué hago cuando el padre manipula al niño en mi contra?.

En las rupturas con niños en las que no existe cordialidad entre los progenitores, sino que por el contrario una de las partes no ha superado el hecho de que la relación se haya acabado y constantemente cuestiona la vida y decisiones de la otra y hace partícipe al hijo de dichas críticas nos encontramos ante una situación muy delicada. Si en el cauce de un proceso de divorcio o separación existen reacciones o desbarajustes emocionales que provocan que tal vez nuestra ex pareja diga cosas inapropiadas y fuera de lugar pero dentro de lo razonable, debemos de tratar de entenderle, pero cuando la intensidad de las mismas o el periodo de duración aumenta se pueden hacer crónica la situación, de manera que sistemáticamente la otra parte nos falte el respeto y en muchos casos utilice la herramienta mas cruel y mezquina, a los hijos comunes que es la manera mas fácil y dolorosa.

Qué hacer cuando un padre manipula a un hijo contra la madre
Manipulación de los hijos

Las cuestiones de pareja se deben de mantener en pareja, pues para cualquier cuestión a resolver el proceder debe de ser hablar directamente con el otro progenitor o por un intermediario que nunca puede ser un niño que no tiene que pagar los platos rotos de la ruptura de los padres a modo de mensajero y parte. Si su marido está tomando una actitud incómoda para el hijo cuestionando su forma de vivir, actividades, ritmo de vida, parejas sentimentales, entorno y amigos, familia, atención a las tareas de la casa, a los deberes del hijo... etc tenemos un problema, pues no se debe de condicionar al niño para crear un prejuicio del otro progenitor, y de influenciar, debe de ser de manera positiva quitando hierro a cualquier incidente.

El problema es que es muy difícil poder demostrar el alance de la alienación parental o influencia negativa del padre frente a la madre (al igual que viceversa) pues la principal prueba básicamente es el testimonio del hijo, condicionado, y su reacción inducida que en muchos casos lleva a enfrentamientos innecesarios y a que el niño no se críe y eduque de una manera normal y natural, plenamente feliz, sino que esté supeditado a los condicionamiento paternofiliales. Lo mejor de ser posible es intentar hablar con nuestra ex pareja, lo que suele ser en algunos empeorar aún mas la situación. Descartada la comunicación se deberá en primer lugar de no entrar en el juego del padre y no hacer lo mismo, y en segundo lugar suele ser positivo que los niños acudan a terapia psicológica para detectar la incidencia y así corregirla, y de no persistir acudir al proceso judicial en el que serán claves los medios de prueba que se peudan aportar tal y como son: Mensajes, testimonios de personas que lo hayan presenciado, grabaciones del propio padre (preferentemente no del niño a nos ser que sea una situación muy grave), pudiendo pedir el informe psicosocial del conjunto familiar de todos los miembros e incluso la exploración judicial del menor.

Por si puesto que si la situación llega a suponer violencia familiar o maltrato de género habrá que estudiar muy bien el caso para tomar la decisión acertada, que será la de denunciar si los hechos son graves y no han persistido con la ruptura y se mantienen en la actualidad o existe probabilidad de que se puedan repetir con el consiguiente perjuicio para hijos y madre.