Qué hacer cuando un padre manipula a un hijo, manipulación

Manipulación de los hijos, ¿qué hago cuando el padre manipula al niño en mi contra?.

En las rupturas con niños en las que no existe cordialidad entre los progenitores, sino que por el contrario una de las partes no ha superado el hecho de que la relación se haya acabado y constantemente cuestiona la vida y decisiones de la otra y hace partícipe al hijo de dichas críticas nos encontramos ante una situación muy delicada. Si en el cauce de un proceso de divorcio o separación existen reacciones o desbarajustes emocionales que provocan que tal vez nuestra ex pareja diga cosas inapropiadas y fuera de lugar pero dentro de lo razonable, debemos de tratar de entenderle, pero cuando la intensidad de las mismas o el periodo de duración aumenta se pueden hacer crónica la situación, de manera que sistemáticamente la otra parte nos falte el respeto y en muchos casos utilice la herramienta mas cruel y mezquina, a los hijos comunes que es la manera mas fácil y dolorosa.

Qué hacer cuando un padre manipula a un hijo contra la madre
Manipulación de los hijos

Las cuestiones de pareja se deben de mantener en pareja, pues para cualquier cuestión a resolver el proceder debe de ser hablar directamente con el otro progenitor o por un intermediario que nunca puede ser un niño que no tiene que pagar los platos rotos de la ruptura de los padres a modo de mensajero y parte. Si su marido está tomando una actitud incómoda para el hijo cuestionando su forma de vivir, actividades, ritmo de vida, parejas sentimentales, entorno y amigos, familia, atención a las tareas de la casa, a los deberes del hijo... etc tenemos un problema, pues no se debe de condicionar al niño para crear un prejuicio del otro progenitor, y de influenciar, debe de ser de manera positiva quitando hierro a cualquier incidente.

El problema es que es muy difícil poder demostrar el alance de la alienación parental o influencia negativa del padre frente a la madre (al igual que viceversa) pues la principal prueba básicamente es el testimonio del hijo, condicionado, y su reacción inducida que en muchos casos lleva a enfrentamientos innecesarios y a que el niño no se críe y eduque de una manera normal y natural, plenamente feliz, sino que esté supeditado a los condicionamiento paternofiliales. Lo mejor de ser posible es intentar hablar con nuestra ex pareja, lo que suele ser en algunos empeorar aún mas la situación. Descartada la comunicación se deberá en primer lugar de no entrar en el juego del padre y no hacer lo mismo, y en segundo lugar suele ser positivo que los niños acudan a terapia psicológica para detectar la incidencia y así corregirla, y de no persistir acudir al proceso judicial en el que serán claves los medios de prueba que se peudan aportar tal y como son: Mensajes, testimonios de personas que lo hayan presenciado, grabaciones del propio padre (preferentemente no del niño a nos ser que sea una situación muy grave), pudiendo pedir el informe psicosocial del conjunto familiar de todos los miembros e incluso la exploración judicial del menor.

Por si puesto que si la situación llega a suponer violencia familiar o maltrato de género habrá que estudiar muy bien el caso para tomar la decisión acertada, que será la de denunciar si los hechos son graves y no han persistido con la ruptura y se mantienen en la actualidad o existe probabilidad de que se puedan repetir con el consiguiente perjuicio para hijos y madre.

 

Derechos y obligaciones respecto de los hijos

Derechos y obligaciones respecto de los hijos:

Los derechos y obligaciones de madre y padre respecto de los hijos comunes en España son los mismos, si bien es cierto que se pueden hacer una serie de connotaciones. Desde el nacimiento de los hijos, durante su lactancia y hasta el momento variable de cada caso concreto en el que se supera el vínculo de maternidad del hijo a la madre, el niño tiene una relación de necesidad respecto de la madre, por lo que en dicho periodo la madre será la que tenga prioridad de cara a la atribución de la guarda y custodia, y el padre correlativamente tendrá menor prioridad de cara a la atribución de la guarda y custodia e incluso limitaciones respecto del derecho de visitas, como por ejemplo los periodos vacacionales y la posibilidad de establecer derecho de pernocta paterno con el menor.

Mujer y madre comparación de los derechos y obligaciones respecto de los hijos con el hombre y padre
Derechos y obligaciones de los niños

Los derechos y las obligaciones de ambos progenitores, padre y madre, son legalmente los mismos, de hecho el sistema de custodia preferente en España es el de custodia compartida. Cada caso es muy diferente y hay que analizarlo detalladamente siempre en beneficio de los hijos. Tradicionalmente la custodia de los niños ha sido de las madres, en escasas ocasiones compartida, y en muy pocos casos la custodia ha sido paterna. La evolución social y jurisdiccional ha equiparado los derechos de hombres y mujeres respecto de los hijos, pero realmente sigue existiendo una reticencia judicial en proceso judicial a privar a las madres de la custodia materna.

En la práctica, de mutuo acuerdo ambos progenitores pueden acordar el sistema de custodia que consideren mas conveniente, pero en proceso judicial un Juez predeterminado por la Ley y asignado para el caso concreto valorará la idoneidad de padres teniendo en cuenta el superior beneficio para los hijos menores. Se tienen en cuenta múltiples factores, la situación previa a la ruptura, el arraigo con los hijos, la situación existente de la ruptura, la disponibilidad horaria de los progenitores, la existencia de una vivienda adecuada, de una capacidad económica suficiente, apoyo familiar para realizar las ayudas de cuidados de los hijos, la relación cordial o conflictiva entre progenitores… etc. Por ello, convergen múltiples factores, la custodia compartida es preferente en España, pero si es cierto que las mujeres siguen siendo la preferencia en lso casos de atribución de guarda y custodia monoparental.

Perder custodia de niños en el Juzgado de Violencia de Género

Perder custodia de niños en el Juzgado de Violencia de Género, ¿es posible?:

En un Juzgado de derecho de familia casi todo es posible en función de las circunstancias del caso. En un Juzgado especializado en Violencia de Género normalmente existe un trasfondo complicado con un drama familiar provocado por situación de violencia o intimidación por parte del hombre hacia la mujer, que incluso puede existir respecto de los hijos de manera directa o indirecta. Si existen razones reales de maltrato y sentencias estimatorias de las denuncias, la custodia se tiende a atribuir a la madre, pues tanto la custodia de padre como la compartida son francamente complicadas. Se debe de analizar cada caso de manera individualizada, pero realmente, a no ser que la denuncia de la presunta víctima sea archivada con graves dudas de veracidad o incluso denuncia falsa, la custodia paterna será prácticamente imposible, y será posible la compartida siempre y cuando se pueda acreditar que la relación entre progenitores no es del todo mala, y un sistema de custodia compartida  se considere que pueda ser positivo para los hijos.

Perder la custodia de los hijos en Juzgado de Violencia de Género
Perder custodia

En los casos en los que exista controversia en la custodia y los hijos sean mayores a 12 años, la exploración judicial será preceptiva, y en la actualidad está cobrando cada vez mas importancia el informe psicosocial, tratándose de un informe elaborado por un trabajador social y psicólogo adscrito al Juzgado que después de analizar la realidad familiar se ocupan de elaborar un informe detallado que concluye con una recomendación de sistema de custodia a seguir, así como régimen de visitas. No suelen entrar en cuestiones económicas, mientras que sí en cambio en cuestiones de custodia y visitas.

Perder la custodia de un hijo en un Juzgado de Violencia de Género para una madre es mas difícil, ¿por qué?, sencillamente por tener que superar el prejuicio que existe (al menos desde nuestro punto de vista, estén de acuerdo otros profesionales del sector, o no) de atribuir una custodia a un padre que cuenta con una denuncia de maltrato y teniendo en cuenta que todo el procedimiento se seguirá ante el Juzgado de Violencia.

Divorcio con hijos mayores de edad

Divorcio con hijos mayores de edad:

Cuando existen hijos comunes el divorcio deja de ser sólo una cosa de dos, sino que asumiendo la responsabilidad paternofilial es cosa de los dos padres y los hijos comunes pues por encima de los intereses de cada uno de los progenitores debe de primar la protección de los derechos de los hijos. En los casos en los que los hijos son menores se debe de establecer un complejo sistema legal (patria potestad, guarda y custodia, régimen de visitas… etc), pero en cambio, cuando los hijos son mayores de edad sólo se debe de valorar si cuenta con independencia económica, o no. ¿Quien valora la situación de los hijos y si realmente son autosuficientes y se pueden valer por si mismos o por el contrario dependen de sus padres?. En ocasiones la distinción es muy complicada, y cada uno de los padres sostienen una opinión diferente, pues se trata en definitiva de algo subjetivo.

Lo que se debe es de garantizar que las necesidades del hijo o hija están cubiertas con independencia que la discordia o discrepancia de los padres en cuando a los importantes o sistema a establecer para cubrir las necesidades de los hijos. Hay padres y padre, e hijos e hijos, pero pensándolo despacio, en una separación en la que el los hijos ya con mayores de edad, el periodo de tiempo hasta su independencia es muy limitada, y por ello, ante la duda lo mejor es establecer un sistema razonable que fije las cuantías o porcentaje de contribución de los padres a los gastos de los hijos.

En procedimientos de divorcio o separación de mutuo acuerdo sólo será necesaria la intervención de los hijos mayores de edad en los casos que no sean independientes, a los efectos de que presenten su consentimiento y conformidad con la regulación que les atañe.

 

Uso y disfrute de la vivienda conyugal familiar

Divorcio y uso y disfrute de la vivienda que ha constituido domicilio conyugal:

El derecho a uso del inmueble que haya constituido domicilio familiar es objeto que debe de ser resuelto por la resolución judicial o escritura Notarial, existiendo las siguientes posibilidades:

  • Atribución a uno sólo de los esposos.
  • Atribución a ambos en periodos de tiempo alternos (periodos de 1, 3 ó 6 meses, o años).
  • No atribución a ninguno de los esposos.
  • Acuerdo de alquiler, venta o precario en favor de tercero.

Frecuentemente en nuestro despacho se plantea la duda de, ¿el Juez me va a dar la casa?. El Juez resolverá en el contexto de un divorcio o separación contenciosos, debiendo de considerarlo el último recurso, pues antes, se debe de mediar para tratar de acordarlo de mutuo acuerdo. Para el caso de que el Juez efectivamente tenga que resolver la atribución del uso del domicilio conyugal, ambos esposos se arriesgan a que no les sea favorable el laudo, pues se basa en las siguientes premisas de preferencia:

  • En caso de existir hijos menores, el progenitor al que se le atribuya la custodia de los niños.
  • En el caso de que los hijos mayores de edad no independizados, al progenitor que de hecho se ocupe de su atención.
  • En caso de que no existan hijos comunes, al mas desfavorecido teniendo en cuenta las siguientes cuestiones:
    • Capacidad económica.
    • Situación de hecho (quien reside en la vivienda en la actualidad, pues se tiende a mantener).
    • Posibilidad de trasladarse a otro domicilio de su propiedad o disponibilidad.
    • Estado de salud.

Si el Juzgado no considera a ninguno de los esposos mas desfavorecido por la ruptura, podrá establecer el uso compartido por periodos alternos. Además, influye mucho el acierto que exista en el pleito, tanto por la defensa de los abogados como por la capacidad de exponer cada postura por cada uno de los cónyuges, posibles testigos, pruebas… etc.

Matrimonios homosexuales y heterosexuales, derechos y obligaciones

Matrimonios homosexuales y heterosexuales, derechos y obligaciones:

 

A pesar del gran avance y camino recorrido, aún queda mucho por hacer, ya no a nivel legal, en el que afortunadamente se han hecho muchas reformas necesarias para la protección igualitaria de los derechos y obligaciones de los hombres y las mujeres y su libertad de disponer de su vida como considere oportuno tanto en matrimonios homosexuales como heterosexuales. El problema es la mentalidad que aún existe en España atrasada que en una gran parte tiene una mala percepción de un matrimonio homosexual, y mas aún de un matrimonio homosexual con hijos, hemos hecho grandes logros, pero aún debemos de seguir luchando por la igualdad real, y no sólo en el papel.

Nuestro despacho dentro de la controversia existente con dos posturas muy claras, levantamos una lanza en favor de todos y cada uno de los tipos de matrimonios y relaciones sentimentales y sexuales sin ninguna limitación por motivos ideológicos y menos aún políticos. Cada persona debe de decidir por su mismo o misma, y no podemos vivir en un marco de limitación legal que no trate igual a uno y otros, o unas y otras, en función de su orientación sexual, pues todos tenemos derecho a disponer de nuestras vidas siempre y cuando nuestras decisiones no constriñan derechos de los demás (si dos personas deciden comenzar un proyecto de vida juntos, nadie debería evitarlo, cuestionarlo ni atreverse a pretender limitarlo).